4241899513330598
top of page

Fernando Cáceres despidió al médico asesinado en Morón: "Hoy estoy acá gracias a él"


El caso de Juan Carlos Cruz, el médico del Hospital Carrillo que fue asesinado de un disparo en la cabeza por parte de tres delincuentes en el frente de su casa en Morón tiene una particular unión con el ex futbolista Fernando Cáceres, ya que fue el cirujano que le salvó la vida luego de sufrió un hecho similar en 2009.


El "Negro" habló de su relación con el médico en el portal de noticias TN se mostró muy compungido y casi incrédulo por lo que pasó. “Lo conocí en un mal momento de mi vida pero también puedo decir que hoy gracias a él estoy ahora hablando. Él me recibió a mí en el hospital y me llevó al quirófano.”


Y agregó: “Él quería mucho su profesión y la hacía muy bien. Hablé con él por un tratamiento que tuve que hacer, lo único que salió de mi parte fue todo lo que hizo. Me puso contento porque lo puedo ver y le pude agradecer”.


También, Cáceres habló en A24 y comentó cómo era el cirujano con sus pacientes: “Era una persona sencilla, él sabía lo que hacía pero no era consciente de lo que el otro recibía. Él sabía que salvaba vida pero no sabía cómo se sentía el otro, yo lo puedo decir porque es algo increíble. Hoy puedo estar sentando y hablando gracias a él, y mirá lo que estoy hablando, no lo puedo creer”.


A su vez, reveló una charla que tuvo con él: “Siempre me dejó en claro que él amaba su profesión. Yo le comentaba que estaban en un lugar complicado, por la zona del hospital, y él me decía ‘nuestro cometido es salvar vidas’ y eso es lo que hizo. No le importó lo que yo hacía, lo primero que hizo fue salvarme la vida”.


Cómo fue el ataque contra Fernando Cáceres

La vida de Fernando Cáceres cambió para siempre durante la madrugada del 1º de noviembre de 2009. El exjugador de la Selección argentina iba a bordo de su auto importado junto a su pareja cuando cuatro delincuentes -todos menores de edad- en un Siena lo interceptaron en Ciudadela para robarle. Estaban armados. Y dispararon a matar.


El primer parte médico fue escalofriante. Uno de los tantos balazos ingresó por el ojo derecho de Cáceres y le perforó la base del cráneo. Las probabilidades de que saliera con vida eran ínfimas y los porcentajes de recuperación, casi inexistentes.

Comments


bottom of page