4241899513330598
top of page

El kirchnerismo sufre un revés en el Sena y JxC va por un escenario favorable post PASO


Este último año, el Senado demostró como nunca su costado transitorio: un mes el oficialismo puede ser mayoría, y al siguiente una minoría obligada a negociar; puede verse obligado a levantar una sesión a los gritos y quince días más tarde armar una sesión de consenso con la oposición y casi con los mismos temas, o puede dar por garantizado el quorum para la designación de jueces clave y perderlo a la mañana siguiente por no negociar lo suficiente.


Este miércoles, en la “casa” de Cristina Kirchner, el Frente de Todos ni siquiera pudo comenzar la sesión para tratar 70 pliegos judiciales entre los que se destacaba el de Ana María Figueroa, clave para el futuro judicial de la Vicepresidenta y al borde de la jubilación. Juntos por el Cambio se entusiasma con un reordenamiento de fuerzas en la Cámara Alta y se ilusiona con la posibilidad de armar una sesión opositora luego de las PASO. Es pronto para darlo por hecho.


Si realmente estaba cerrado un acuerdo para sesionar o fue un “lance”, lo saben pocos en la Cámara Alta. Lo cierto es que el martes a la noche, el jefe del interbloque oficialista, José Mayans, confirmó que los senadores de Unidad Federal Guillermo Snopek (Jujuy) y Edgardo Kueider (Entre Ríos) se sentarían en sus bancas este miércoles.


Para entender el contexto: Unidad Federal es el bloque que formaron Snopek, Kueider, Carlos Espínola (Corrientes), María Eugenia Catalfamo (San Luis), al abandonar el Frente de Todos. La quinta integrante de la bancada es Alejandra Vigo, del peronismo cordobés y esposa de Juan Schiaretti.


Entonces, Mayans daba por hecho que Snopek y Kueider, junto a los 31 senadores que hoy tiene el Frente de Todos, más los aliados Alberto Weretilneck (Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Misiones) y Clara Vega (La Rioja), se alcanzarían los 37 justos para iniciar el debate.


Finalmente, en sus bancas, solo hubo 34. De los supuestamente “acordados” faltaron: Weretilneck y Snopek (que estuvieron en el Congreso) y Kueider (que no pisó el parlamento). Vigo y Espínola ya tenían decidido no participar. Y Catalfamo fue la única del bloque Unidad Federal que bajó al recinto.


Las razones varían según donde se pregunte. Cerca de Weretilneck dan a entender que no tenía sentido bajar al recinto y quedar pegado si de entrada el oficialismo no tenía garantizado el quorum.


En el entorno de Kueider hablan de enojo con el oficialismo luego de que la comisión de Minería, Energía y Combustibles recién comenzará a tratar su proyecto de reducción de tarifas eléctricas el martes y que el Frente de Todos no quisiera avanzar con un dictamen ni ofreciera un camino alternativo a la iniciativa del entrerriano. Es decir, no buscó negociar para garantizar su asistencia a la sesión de este miércoles y actuó como si aún tuviera quorum automático en la Cámara.


El caso de Snopek es menos claro. El jujeño es candidato a diputado nacional de una de las tres listas de Unión por la Patria en su provincia. Dejó trascender que no acompañó la sesión casi en solidaridad con Kueider, que no ve a avanzar su proyecto tarifario; en el oficialismo lo acusan de pedir que UxP baje las otras listas con las que competirá en las PASO el 13 de agosto. Por otra parte, el martes la comisión de Asuntos Constitucionales, que preside Snopek, tenía previsto reunirse para ratificar las autoridades: la reunión también se cayó por falta de quorum y ni siquiera estuvieron los senadores del FdT.


La lectura, del lado de la oposición, es otra: “Más o menos válidas, son todas excusas. El kirchnerismo está porfiado en el revanchismo judicial y los monobloques y algunos peronistas empiezan a ver por donde va la mano en lo electoral. Seguramente Cristina va a tener cerrado con llave el Senado hasta las PASO. Después de las PASO, dependiendo del resultado, no sería raro armar una sesión opositora. Se va a negociar desde otro lugar”, dijo a TN un importante senador del PRO.


Juntos por el Cambio tiene hoy 33 senadores propios. Es decir, necesita -además de asistencia perfecta, algo que no es tan fácil de garantizar- 4 más. “Weretilneck es pragmático. Vigo y Camau responden a Schiaretti y con Kueider se puede hablar. Y cada vez se va a poder hablar con más”, agregan en la coalición opositora.


La actitud del oficialismo generó confusión tanto en JxC como en los bloques aliados y en el de Unidad Federal. Nunca hasta ahora el oficialismo había llegado al horario de inicio de una sesión sin tener el quorum. A fines de marzo, en lo que fue el primer revés para el kirchnerismo en la sede del poder de Cristina Kirchner, el FdT convocó a una sesión para evitar que la convocara solo la oposición, y finalmente se terminó cayendo por falta de quorum una vez iniciada cuando la oposición dejó el recinto.


¿Es imposible que el oficialismo pueda volver a convocar a la sesión y tratar los pliegos judiciales antes de las PASO? No. Por un lado, aunque no alcanzaron el quorum, los senadores del FdT se sentaron en sus bancas y lanzaron duras críticas contra la oposición, pero se cuidaron de no quemar los puentes con Kueider y Snopek.


Pero, por otra parte, la semana que viene comenzará el periodo de 15 días de receso parlamentario. No es una ley escrita y no es inmodificable, pero suele cumplirse. Se discutiría recién para los días previos a las PASO nacionales. En otras palabras: no será fácil que haya una sesión ante de las primarias, pero no imposible, y en el Senado las cosas a veces cambian en cuestión de horas.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page