4241899513330598
top of page

Agosto llegó con las consultas médicas de las más diversas patologías


Aún queda una buena parte de este "raro" invierno, donde el calor se mezcla con los días fríos, y no es inaudito alternar los abrigos y la calefacción con el uso del aire acondicionado. Sin embargo, llegó agosto, con más viento, más tierra y una mayor predisposición a sufrir los más diversos cuadros patológicos, propios de la época.


Siempre serán los niños y los adultos mayores los más propensos a padecer las enfermedades propias de la transición entre el invierno y la primavera.


"Debemos prepararnos para las enfermedades que se vienen. Los cambios en el clima, el viento, la tierra, el brote de las plantas condicionan la llegada de cuadros tales como conjuntivitis, alergias cutáneas y respiratorias e incluso patologías gastrointestinales", advirtió el Dr. Ángel Muratore, médico pediatra, en diálogo con el centenario diario santiagueño, EL LIBERAL.


Pero aclaró que no son sólo esas las enfermedades propias de la época, sino que el abanico de patologías se amplía durante este mes.


"Además, la vista también sufre el efecto de la tierra y el viento, irritando la conjuntiva ocular, produciendo picazón, ardor, y secreciones espesas. Y la piel es el blanco de las dermatitis alérgicas, sobre todo en las personas con predisposición de base. Ronchas, erupciones, prurito, escozor en amplias zonas del cuerpo suelen presentarse", expresó el médico, al advertir a los adultos sobre lo que podrán presentar los niños durante las próximas semanas.


Mayoritariamente, las vías respiratorias son las más propensas a padecer los cambios de climas. En este sentido, Muratore consideró que "las vías respiratorias también sufren los efectos de los cambios de tiempo. Rinitis, congestión, dolor de garganta, disfonía y tos, son los síntomas más comunes".


Finalmente, sentenció que "los calores también favorecen la aparición de cuadros digestivos. La diarrea, dolor abdominal y los vómitos, con riesgo a la deshidratación, son los principales síntomas".


Entre los consejos para sobrellevar esta situación se encuentran:

*Es importante que a medida que avanza el día, adecuar la vestimenta de nuestros niños, ya que al quedar sobreabrigados, transpiran y esto es nocivo para su salud.

*Tampoco hay que descuidar el descenso de temperatura de la noche, ya que muchos pequeños son sorprendidos sin los abrigos necesarios.

*El viento y la tierra también están condicionando la aparición de cuadros de conjuntivitis, con inflamación de párpados, enrojecimiento de ojos, picazón y secreciones seropurulentas. Ante un cuadro así, debemos evitar todo contacto de las manos con los ojos, higiene con té negro, separar utensilios personales y consultar al profesional médico.


Cómo actuar para evitar las complicaciones

Rinitis, resfríos, sinusitis, anginas, otitis media, e incluso cuadros más complejos como bronquitis y neumonías se pueden presentar a la consulta.


"La ambigüedad de temperaturas (frío a la mañana y a la noche y calor a la siesta) afecta nuestras mucosas respiratorias, induciendo la congestión nasal, desarrollando cuadros febriles con cefalea, tos y decaimiento. Si no iniciamos un tratamiento adecuado y reposo, dichos procesos pueden complicarse a enfermedades respiratorias bajas (bronquios y pulmones) y necesitar terapias más agresivas", advirtió el Dr. Muratore.

Comments


bottom of page